Localizado en el sureste de Europa, Albania es un gran sitio para visitar.

Historia
Albania es un país mediterráneo situado en la costa de los mares Adriático y Jónico. Limita al norte con Serbia y Montenegro, con Grecia al sur y con Macedonia hacia el este. Participa en las luchas que se plantean en la ex Yugoslavia, país que perteneciera previamente al bloque soviético. Actualmente, Albania es una democracia que lucha por encontrar su estabilidad económica.

Tirana
La capital albanesa es Tirana y tiene una población de poco más de 300 mil habitantes. La ciudad es una mezcla ecléctica de las estructuras tradicionales de Europa, incluso del estilo soviético, apreciable en los edificios históricos y en la arquitectura predominante.

Korca
Korca es una ciudad situada en el este, cerca de la frontera con Grecia. Construida en lo alto de una meseta, es una visita obligada si busca alfombras de estilo turco. La población entera está dedicada a la fabricación y venta de todos los tamaños, colores y tipo de alfombras. Si su idea es quedarse toda una noche, el hotel Iliria es la mejor opción.

Castillo Petrella
Construido alrededor del siglo V, el castillo Petrella es una estructura antigua, que se mantiene en buena forma, considerando la historia que se le atribuye. Petrella fue la principal defensa de la ciudad de Dürres durante la conquista de romanos, griegos, turcos y otros pueblos vecinos. Para llegar hasta allí es necesario abordar un vehículo estilo Jeep o Landcruiser, porque la carretera es muy accidentada, si bien por el paisaje vale la pena realizar el esfuerzo.

Albania está luchando por recuperarse de su pasado comunista, por lo que es un lugar seguro para visitar. Su gente es agradable y es sin duda la oportunidad de conocer un país que está fuera de los circuitos conocidos.