París es una enorme ciudad a menudo confusa, pero una vez que encuentre la manera de moverse a través de sus distritos y aprenda a utilizar el metro, será capaz de encontrar su camino con bastante facilidad.
Los boletos de metro se pueden comprar en talones de a diez. Esto no sólo le permitirá ahorrar dinero, sino que además no tendrá que hacer cola con tanta frecuencia.
Camine siempre que sea posible. París es una ciudad muy grande, por lo que no será posible visitar a pie todos sus rincones. Sin embargo, explore la ciudad caminando lo más que pueda.
Consiga un plano detallado de París que muestre la ciudad dividida por barrios o distritos. Además, un mapa de metro de bolsillo puede ser útil a la hora de planear viajes más largos.
Lleve un libro de frases en francés con usted, y aprenda algunas de las más útiles. Esto será provechoso si tiene que preguntar por direcciones, ya que puede ser difícil encontrar un parisino que hable inglés.
Dé un paseo en el autobús de París, L’Open, que ofrece un descuento a los titulares de la tarjeta París Visite. Aunque no es económico, es una buena manera de ver la ciudad, ya que puede subir o bajar del vehículo tantas veces como quiera y tomar otro autobús cuando esté listo para continuar con el recorrido. Los comentarios están disponibles en inglés y francés, y el viaje completo dura dos horas y quince minutos.
Elija la línea Noctambus si va a pasear tarde en la noche. Esta línea de autobuses cubre la mayor parte de París y sus alrededores y opera entre la1:00 y las 5:30 am.