Iglesia de San Martín de Brest

Francia no solamente es París, a lo largo del territorio francés existen ciudades importantes llenas de historia, patrimonio cultural y entretenimiento. Sugerimos Brest, en el punto más occidental de Francia.

Qué hacer en Brest

En Brest usted puede saborear el mar. Desde sus puertos marítimos, embárquese en una aventura en lancha desde la bahía de Brest hacia otras islas. También puede practicar los deportes acuáticos de su predilección enrolándose en cualquier club marítimo local.

Cada calle de Brest está impregnada de historia, así es que basta un paseo simple para poder envolverse en ella. Comience por visitar su Castillo con 17 siglos de edad alberga al Museo Marítimo Nacional. Admire el Puente Recouvrance y pase a visitar el museo que está dentro de la Tour Tanguy (encontrará imágenes de cómo era la ciudad antes de la Segunda Guerra Mundial). Existen más museos estos son el Oceanópolis (La casa del Mar), El museo de Bellas Artes y el Conservatorio Botánico Nacional.

Tres iglesias son su mejor orgullo. Estas son la iglesia de San Salvador (la más antigua de Brest 1750), la Iglesia de San Martín y la Iglesia de San Luis (reconstruida sobre las ruinas de la antigua Iglesia del siglo XVII).

Cómo escaparse a Brest

Para llegar a Brest puede tomar los servicios económicos de Ryanair desde cualquier ciudad de España hasta Marsella y desde allí hasta la ciudad de Brest.

Brest, una ciudad con historia y renacimiento cultural, agenda para usted muchas actividades cerca del puerto y sus playas, alrededor de su ciudad o un poco más apartado desde sus reservas naturales.