Europa está llena de lugares maravillosos para visitar. Hay lugares de interés histórico y paisajístico como también hay zonas ideales para unas largas vacaciones. En su visita, puede hacer su primera parada en Londres, luego en París, Milán, Roma, y otras ciudades con sus encantos, su cultura única, y la belleza que les es propia.
Se puede decir que Londres es el corazón de Europa. Las atracciones incluyen la Catedral de St. Paul’s, el Puente de Waterloo, el Big Ben, la Abadía de Westminster, y la Torre de Londres. Además, esta ciudad tiene su propio festival de cine, y su semana de la moda, visita obligada para todos.
Roma es la ciudad del arte y la cultura. Aquí podrá ver los mejores cuadros y esculturas del mundo, e incluso asistir a las óperas más maravillosas. Vestigios romanos y obras maestras de Miguel Ángel se encuentran dispersos por toda la ciudad, especialmente en la capilla Sixtina, lugar que nadie debería dejar de visitar
La ciudad más romántica del mundo es sin duda París. La primavera y el verano están siempre llenas de un embriagador aroma a flores que hace que cada visitante quede fascinado.
Viena es la capital más bella de Europa. Hay edificios que reflejan la nueva era, pero no falta también el casco histórico de la ciudad.
Ámsterdam tiene la cocina más deliciosa, y restaurantes y jardines reales que no se deben dejar de ver. Las ciudades alemanas de Milán y Múnich también son famosas por sus lugares históricos aún de moda. Una gran atracción aquí son los jardines de flores que mantienen a las ciudades bellas durante todo el año.
Florencia y Venecia tienen fama de ser muy románticas también. Los canales que le dan a Venecia la fama de ser una ciudad increíble están llenas de hermosas góndolas. En la Casa de Marco Polo, ubicada en esta ciudad, se pueden ver las obras de arte que él más amaba. La estatua de David es una de las atracciones más importantes, y es otra de las visitas obligadas en Florencia.