Tras la prohibición a la corrida de toros aprobada por el Parlamento de Cataluña que tomará vigor el próximo 01 de enero de 2012, las plazas de Toros de Cataluña son un recuerdo de una tradición española. Estas llegaron a ser parte del patrimonio cultural de esta comunidad. Algunas dejaron de funcionar años atrás, otras la hicieron recientemente. Por lo que representan, nos queda visitarlas mientras siguen en pie. A continuación mencionaremos de Norte a Sur las plazas de toros que aún existen en el territorio de Cataluña.

Plaza de toros de Figueras

Cerca de la frontera con Francia el municipio de Figueras alberga una de las más antiguas plazas de todo de Cataluña. La Plaza de Toros de Figueras no es representativa por sus dimensiones sino por su antigüedad. Se inauguró en 1894 y se mantuvo en funcionamiento hasta inicios del presente siglo. En su visita a Figueras, usted puede aprovechar para fotografiarla ya que se encuentra en estado de abandono y no hay certeza sobre su futuro. Se encuentra a 600 metros del centro de la ciudad en la Calle del Faro.

Plaza de Toros de Olot

Esta plaza de toros que por cierto no está en funcionamiento se encuentra en el municipio de Olot en la provincia de Gerona. Conocida como la Plaza Clara llega a ser la plaza más antigua de Cataluña aún en pie, desde 1859. Usted puede visitarla en una escapada a esta ciudad visitando también el Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrotxa.

Plaza de Toros Monumental de Barcelona

Con casi 100 años de vida, fue testigo de innumerables espectáculos taurinos. Inaugurada en 1914 como Plaza de El Sport fue rebautizada dos años después con el nombre actual “Monumental”. Las últimas corridas que se llevaron a cabo fueron el sábado 24 y domingo 25 de septiembre 2011 durante la Feria de la Merced. Ahora, además de visitar sus inmediaciones, también como ha sido de costumbre, usted puede visitar el Museo Taurino. Dentro, se exponen los trajes de los famosos del toreo, recuerdos, documentos y buena cantidad de objetos relacionado a esta afición. Visítela en Gran Vía de les Corts Catalanes Nº 747-749, 08013, Barcelona.

Plaza de Toros Las Arenas de Barcelona

Construida al estilo neomudéjar e inaugurada el 29 de junio de 1900 tuvo una capacidad para albergar a 16.000 personas. Hace tres décadas que dejó de estar en funcionamiento como plaza de toros, siendo su última corrida en junio de 1977. Actualmente tras una gran remodelación interna se encuentra en funcionamiento el complejo comercial de ocio y restauración llamado “Arenas de Barcelona”, inaugurado el 24 de marzo de 2011. Se ha conservado la fachada exterior y usted puede subir hasta lo alto de la plaza en una plataforma para admirar el panorama de alrededor. Visítela en Gran Vía de les Corts Catalanes Nº 373-385, 08015, Barcelona.

Plaza de toros de Tarragona

Por último, tenemos la Plaza de Toros de Tarragona, más conocida como Tarraco Arena Plaça. Ubicada a escasos metros del centro de la ciudad, fue inaugurada en 1883. Funcionó como plaza de toros hasta su última remodelación. Por dentro y por fuera se puede admirar la peculiaridad de su construcción. Pese a que no habrá espectáculos de toros lo que si podrá ver serán otros espectáculos como los famosos Castellers, los cuales son torres humanas de varios niveles conformados por decenas de personas en medio de la pista de ruedo.

Al margen de ser o no para usted la tauromaquia una afición, las plazas de toros, mientras estén en pie, significarán una muestra del patrimonio y cultura de Cataluña digna de visitar.