Una de las maneras de comenzar el Nuevo año es conociendo más profundamente los diversos ayuntamientos de la península. No importa si es verano o invierno, para el turismo cultural, la temperatura no es obstáculo alguno para descubrir en una escapada cualquiera una nueva ciudad. Fijando rumbo en la provincia de Albacete, elegimos Hellín una ciudad de fiestas religiosas, gran patrimonio cultural y museos que visitar.

Estableciéndose en Hellín

Es muy probable que usted ya haya escuchado de Hellín por las celebraciones de su Semana Santa Tamborada, las cuales recientemente han sido declaradas de Interés Turístico Internacional sin embargo no es necesario esperar hasta esas fechas para visitarla. Además a lo largo del año se llevan a cabo otras celebraciones religiosas que pueden atraer su atención. Antes que todo, para llegar a Hellín usted debe seguir la Autopista de Murcia a 23 km del límite entre Castilla-La Mancha y Murcia. Una vez allí usted puede hospedarse en el Hostal Avenida (Av. Poeta Mariano Tomás Nº 52, 02400, +34967300329) o en el Hotel Restaurante Emilio (Carretera Jaén Nº 23, 02400, +34967304775).

Conociendo el casco histórico de Hellín

En Hellín, usted puede comenzar por un recorrido por su casco antiguo e histórico. Así, recorra las callejuelas que en su tiempo conformaron el barrio árabe y aviste los restos de lo que debe haber sido su glorioso castillo almohade. En su plaza se encuentran el Ayuntamiento y la Iglesia de la Asunción, cerca a estos usted podrá admirar a la Ermita de Nuestra Señora del Rosario. Podemos seguir adelante y nos encontraremos con la Casa Mascuñán, el Convento de los Franciscanos y la Casa Salazar. Hacia el lado norte del Ayuntamiento podremos darnos un salto hacia la Casa de la Cultura, la Casa de Macanaz y el camino hacia la Ermita de San Rafael, patrón de Hellín. Luego usted puede visitar el Museo Comarcal de Hellín. Allí se guarda y exhibe una gran colección de piezas arqueológicas y etnográficas correspondientes a las distintas épocas en la que el hombre dejó sus huellas en Hellín.

Antes de salir de la ciudad en busca de los parajes naturales que se encuentran cerca de Hellín, es recomendable volver a recorrer las calles de su Barrio Árabe, cuya encrucijada de pasajes nos transportarán hacia siglos pasados. Y recuerde que Hellín puede ser visitada en cualquier época del año, más si coincide con alguna celebración la recompensa visual será doble.