Más ideas para que pases unas vacaciones de navidad diferentes, y te dejes los problemas en casa. Hoy te propongo La Palma, la capital de la isla de Mallorca. Esta isla tiene un clima privilegiado a lo largo de todo el año con una media de temperatura de 17,9 ºC. Una temperatura suave durante el verano y un clima perfecto para pasar las navidades, sin ese frío que corta el cuerpo. Esta ciudad es muy conocida por sus estupendas playas y su sol resplandeciente casi todos los días del año, pero eso no significa que sólo haya que visitarla en verano, conocerla durante cualquier época del año siempre es una buena idea. Además, posee un precioso casco antiguo digno de conocer. Para quemar un poco esos abusos que cometemos durante la Navidad, podemos dar un agradable paseo por el centro de Palma, contemplar su impresionante catedral, visitar el Palacio de la Almudaina, la Plaza Mayor o la conocida Lonja. Estos monumentos están adornados de verde ya que los pinos y las palmeras abundan repartidas por toda la ciudad. Y después un paseo por sus numerosas calas, playas y acantilados donde los paisajes son impresionantes. Y ya que estas fiestas son para divertirse y comer bien, la Palma tiene mucho que ofrecernos y todo a partir de la dieta mediterránea. Algunos ejemplos de cosas ricas, ricas que hay que probar son la famosa sobrasada, los quesos de Mahón y el exquisito vino de Binissalem-Mallorca, todo estos junto con las variadas recetas autóctonas. Debemos probar el tumbet, que es un guiso de verduras con patatas, berenjenas y pimientos en salsa de tomate. También están muy buenos los arroces de pescado y marisco, y las carnes de caza, y las frutas y verduras cultivadas en la región. Y ya, como guinda, podemos degustar una suculenta ensaimada acompañada de un licor de hierbas elaborado de manera artesanal. Para Fin de Año, por ejemplo, puedes degustar una buena cena mallorquina, y después tomarte las uvas con un poco de licor en lugar de cava. Márcate una escapada navideña que no podrás olvidar.