Sitges es un bonito pueblo situado a caballo entre el mar y la montaña, y es el lugar idóneo para pasar un fin de semana inolvidable ya que las opciones de ocio que ofrece no tienen fin. Su entorno es de gran belleza, con unos paisajes naturales extraordinarios y unas playas con un agua cristalina ideales para darse un buen baño cuando llega el buen tiempo. Está la Costa de Garraf, a orillas del Mediterráneo. En Sitges se respira un alto nivel de vida, como podrás comprobar si te das una escapada a este lugar. Está lleno de urbanizaciones de lujo, campos de golf, y posee una completa agenda cultural para que nadie se aburra durante su estancia en este lugar. Además de todo esto,la gastronomía es muy rica, típicas de la gastronomía catalana. Estre otros edificios emblemáticos de la ciudad, está la Casa de la Vila y el Palau Maricel, de diferentes estilos arquitectónicos. En cuanto a la agenda cultural, ya hemos dicho que es muy completa a lo largo de todo el año. Por ejemplo, tenemos el Rally Internacional de Coches de Época, un Fiesta de Interés Turístico Nacional, y el conocidísimo Festival Internacional de Cine de Cataluña.

En cuanto a museos interesantes, podemos conocer durante nuestra escapada el Museo Rusiñol que expone obras de Zuloaga, Picasso o El Greco. También el Museo Maricel y el Museo Romántico, donde podrás conocer un poco mejor la sociedad catalana a través de historia. Como ya hemos mencionado también, la gastronomía de Sitges es muy rica y variada con platos como el xató, hecho a base de bacalao, atún, anchoas, aceitunas y escarola, todo ello condimentado con la exquisita salsa romescu. También está riquísima la sepia estofada con patatas y ali-oli. Y, por supuesto, nopodemos olvidar los ricos caldos de la zona,con denominación de origen: Penedés, Alella y Pla de Bages. Pero, por más que te cuente, no puedes hacerte una idea de lo genial que esta ciudad, por lo que te recomiendo que seas tú mismo el que te marques un fin de semana en Sitges, no te arrepentirás.