La comunidad valenciana tiene muchos rincones que siendo poco conocidos tienen mucho que ofrecer para aquel que se anime a visitarlos. Así a tan solo 19 kilómetros desde Castellón de la Plana usted puede conocer el municipio de l’Alcora. En ella le espera un mundo que a lo largo de los años se ha identificado no solo por sus diversas festividades sino por sus trabajos artísticos en cerámica.

Patrimonio de l’Alcora

Su cercanía a Castellón de la Plana le permite llegar rápidamente. Una vez ahí usted, en caso de no coincidir con alguna festividad anual es mejor hacer un recorrido a través de las más representativas edificaciones municipales. Una visita por el Ayuntamiento Antiguo le dirá un poco de l’Alcora. Actualmente este inmueble es sede de la Casa de La Música. A pocos metros se encontrará con la Parroquia de la Asunción cuya presencia imponente está acentuada por su campanario y reloj en cada lado de lo alto de la torre. Ingrese en horarios de servicio para admirar sus grandes bóvedas de crucería y ornatos diversos. Mas adelante nos encontraremos con el Museo de la Cerámica, la cual merece una mención aparte. Si bajamos, pasando por el actual ayuntamiento nos encontraremos  con la Iglesia de San Francisco del siglo XVII. Otros monumentos que conforman el gran patrimonio de l’Alcora son: La Ermita de San Salvador, Castillo de l’Alcalatén, Capilla de Marco, Termas romanas, Ermita del Calvario, Ermita de San Vicente, Ermita de San Cristóbal, la Iglesia ermita de San Miguel de la Foia de l’Alcalatén y la Parroquia de San Joaquín y Santa Ana de Araia.

El museo de la Cerámica

Cada municipio y región tiene algo que lo diferencia de los demás lugares. En l’Alcora la cerámica es una actividad que forma parte de la esencia cultural del poblador desde casi tres siglos. Esto lo podemos comprobar visitando su Museo de la Cerámica. Allí cabe resaltar la “Alegoría de la Fama” y sus gran variedad de colecciones desde cerámica de l’Alcora, alfarería, lápidas cerámicas y la cerámica contemporánea, producto de cada convocatoria del Concurso Internacional de Cerámica.

Desde la fundación de la Real Fábrica de Loza y Porcelana en 1727, l’Alcora ha cultivado muchos estilos en su cerámica, destacando el Berain, Chinerías, placas ornamentales, estilo Álbaro, fauna de l’Alcora, Esculturas, flores alemanas y el reflejo dorado. Todos estos estilos los puede admirar desde este gran Museo de la Cerámica.

No se sorprenda incluso al ver por las calles de l’Alcora algunos murales de cerámica desarrollada por niños, y es que lo que se hereda no se hurta y el municipio local promueve ciertas actividades para que la tradición se mantenga viva desde edades tempranas. Y por último no olvide adquirir un recuerdo de la ciudad y que mejor que hacerlo que llevándose una muestra de lo que tanta fama le ha dado, la cerámica.