Si estamos preparando una escapada a Holanda y pensamos visitar su capital, Amsterdam, conviene que previamente conozcamos, aunque sea a grandes rasgos, un poco de esta maravillosa ciudad europea.
Amsterdam, ya desde el siglo XVII, es un centro cultural y financiero muy importante. Su destacada producción agropecuaria, sus famosos tulipanes y sus viveros, además de los molinos que rodean la ciudad, suelen encontrarse entre lo más significativo y lo más conocido por todos. Sin embargo, la economía de Holanda en general está basada fundamentalmente en las empresas de energía, tecnología, servicios financieros y diferentes actividades comerciales bastante relevantes.
Amsterdam significa «dique del Amstel», aunque es conocida también por Mokum (lugar, ciudad). Este segundo nombre es muy usado aún en la actualidad y proviene de los judíos que se radicaron en esta ciudad, allá por el siglo XVII. La ciudad se encuentra asentada en decenas de islas, unidas por puentes sustentados por pilotes o estacas de madera, aunque ya en la actualidad, esta madera es sustituída por hormigón e hierro. Los múltiples canales de Amsterdam sirven para controlar el agua, haciendo que ésta se divida en múltiples vías navegables, ideales para la comunicación y el transporte.
En nuestra escapada a Amsterdam tendremos ocasión de comprobar como conviven las contrucciones de vanguardia con las antiguas casas y mansiones de ladrillo del siglo XVII. Porque esta ciudad holandesa cuenta con el privilegio de tener declarados monumentos históricos más de siete mil edificios. También es sorprendente observar el buen uso  y el excelente estado de conservación que tienen todos ellos.
Amsterdam es una ciudad para pasear y disfrutar de la experiencia. Hace algunos años se creó el Touring Club de Holanda que se encargó de señalizar las calles con el fin de que los visitantes pudiesen guiarse mejor en ellas. Se crearon seis circuitos o rutas distintas que nos permiten recorrer lo más importante de la ciudad. El sistema de señalización es muy parecido al tradicional que indica el nombre de las calles, con la diferencia de que tienen un color distinto para cada circuito. Estas rutas están pensadas para ir en bicicleta o para caminar. Comienzan en la Estación Central donde se ofrece a los turistas y viajeros información amplia a través de unos pilares en el que han dispuesto planos de estos circuitos.